Abrir una actividad comercial en Italia

Como ya he mencionado en otros post, las posibilidades de empleo estable en Italia se han reducido notoriamente, por ello y por que las nuevas reglas de inmigración legan los permisos de residencia a la durada del contrato de trabajo. Muchas personas, tanto nativos como inmigrantes, buscan como alternativa la autonomía laboral.

Encontré este articulo, que he traducido en parte (aquellas que considero relevantes) y que refleja cuanto sea difícil en Italia iniciar una actividad económica por cuenta propia, debido sobre todo a la burocracia que la regula. Se titula ” Viaje en la burocracia – Quiero abrir una empresa: Un calvario.

” Después de la desocupación, cursos, concursos, se piensa en una actividad comercial por cuenta propia en Italia. Una elección que cambie la vida, pero no es una vida, se habla de meses o semanas que durara esta nueva actividad, se intenta y se re intenta.  Locales que abren y cierran, actividades mas o menos afortunadas que finalizan en la red de la crisis.  Para poner en marcha una actividad comercial sirven dos capitales: Dinero y Paciencia.

Para solicitar un crédito en Italia, son necesarios al menos 10 documentos, todos con sus correspondientes sellados y tasas.  Para abrir una lavandería son necesarias 80 autorizaciones, emitidas por 18 entidades administrativas diferentes, todas con sus correspondientes contributos. Hemos calculado 13 etapas para la apertura de una actividad con personal dependiente y un plazo de 6 meses a un año para tener todo en regla y poder abrir las puertas de la misma.

En el caso de una actividad artesanal en Italia, sin dependientes y que no tenga relación con alimentos, el plazo puede ser menor de 4 a 6 meses.  El tiempo para abrir una empresa en Italia es directamente proporcional a su grandeza. Para quien debe abrir un negocio en Italia, además de las autorizaciones, sirve un Escribano, un Agente de comercio, un local que generalmente se encuentra a través de una Inmobiliaria y bien ubicado no cuesta menos de 1.000 euro al mes de alquiler.

Además debe pedir autorización y pagar por la enseña y por el parasol. Después de meses de búsqueda y de respuesta como estas, he decidido que haré la peluquera a domicilio – dice una joven entrevistada – Comencé con la idea de poner una heladería en el centro, pero en fondo algunos peinados, son espumantes como el helado “.

-Via: La Gazzetta del Mezzogiorno

Compartir:
error: Content is protected !!