El Ambiente Laboral en Italia

Como es el ambiente laboral en Italia? En Italia, en general se trabaja a ciclo continuo, es decir con tres turnos, todos los días incluidos fines de semana y en algunos casos hasta los festivos. Por este motivo, el personal es numeroso ya que se hace una rotación de turnos y de descansos y también esto permite que la vida sea menos “aburrida”, para quien tiene un puesto fijo sobre todo. En las grandes empresas, también se hace rotación de personal al interno de los distintos repartos, esto no solo permite que todos sepan hacer de todo, sino que se cambien las personas con las que se trabaja y se puedan organizar mejor las actividades. Es muy importante, la disponibilidad a todo este sistema a la hora de buscar un empleo, de otro modo no se viene tomado mínimamente en consideración.

Con la entrada en vigor de la ley Biaggi y el trabajo a tiempo determinado, el flujo de gente es casi incesante, por que las empresas establecen convenios con distintas agencias de colocación de personal, que a su vez van haciendo girar a las personas que contratan a fin de que todos en alguna medida puedan tener su espacio. Y de este modo, termina siendo “normal”, no solo cambiar de empleo continuamente y en el mejor de los casos, sino que también se sucedan periodos de trabajo intenso (cuando aumenta la producción o quienes tienen puesto fijo, van de vacaciones o de licencia), con pausas que nunca se sabe cuanto pueden durar, esto desde el punto de vista del trabajador interinal.

En el norte de Italia, polo industrial por excelencia, hasta la entrada en vigor de esta ley, era normal, que un joven terminara la escuela obligatoria e ingresase a trabajar a una empresa importante de su ciudad, como operario y allí pasara los próximos 30 o 35 años y siendo aun joven, se jubilara y se dedicara a disfrutar del resto de su vida. De este modo, sucede de encontrarse con un “capo” o responsable, que tenga 25 años de edad, casi diez de servicio y dada su jerarquía, que solo se limite a cumplir sus 8 horas y a controlar y muchas veces fastidiar, a sus subordinados de turno. Contrariamente a lo que se podría esperar, el personal estable de las empresas en general no se esfuerza demasiado, sobre todo desde que existe el personal interino, que es quien termina por hacer la mayor parte del trabajo.

En el sur de Italia, donde todo es mas limitado, a falta de oportunidades de empleo, la gran mayoría de los jóvenes continua a estudiar, en pro de ver mejorada, su situación personal con un titulo universitario. Si todo va bien, pues se dedicara a lo que estudio y si no, será también un operario o lo que le toque en suerte y así muchos deciden emigrar hacia el norte o países que valoren sus conocimientos u ofrezcan mejores oportunidades de crecimiento. En esta zona, las grandes empresas son contadas y dado que el estado les subvenciona la actividad, pues tratan de aprovechar al máximo estos beneficios y generan trabajo a tiempo determinado que en pocos casos se convierte en indeterminado.

En Italia, la gran mayoría de las empresas, respetan las normas de seguridad e higiene y la duración de los turnos de trabajo, siempre hablando de situaciones regulares y se reconoce el trabajo extraordinario, cuando es solicitado por el empleador.  Se proporciona a los trabajadores tanto el vestido, como los elementos de seguridad y la maquinaria cuenta con las normas de seguridad que establecen los standards internacionales. Generalmente quienes ponen mas empeño, dedicación y entusiasmo, entre el personal temporal, vienen premiados con la renovación de contratos y posibilidades de formación al interno de las empresas, en casos específicos.

No obstante, dadas las condiciones contractuales reinantes, muchas veces este esfuerzo, va solo a aumentar la productividad y las ilusiones de quien lo hace, pero no las posibilidades de alcanzar el objetivo concreto: el puesto fijo. En los periódico abundan anuncios de búsqueda de personal y también de quienes buscan empleo, pero los requisitos se limitan a personas con: no mas de 25 años (como aprendiz) o al máximo 29, con titulo o diploma (valido en Italia), basta experiencia laboral en general o en sectores específicos (en Italia) y disponibilidad total.  A cambio se ofrecen contratos a tiempo determinado de un par de meses en el mejor de los casos y posibilidades de asunción si se superan periodos repetidos de prueba, que parecen no terminar nunca.

Compartir:
error: Content is protected !!