Italia – El drama de inmigrantes clandestinos

Tal y como había anticipado en un post anterior, la fuga en masa de personas que vienen desde el norte del continente africano, esta llegando día a día a las costas italianas y los cambios climáticos están favoreciendo que miles de personas desesperadas, muchas de las cuales ya estaban agolpadas en la frontera con Libia tras la pasada revolución en Túnez, se aventuren en embarcaciones que a mala pena resisten el trayecto que los separa de Europa.

LAMPEDUSA 2011

En pocos días la cantidad de personas que han llegado a Italia ya superan las 10mil unidades, esto no solo ha provocado grandes dificultades para los habitantes de la isla de Lampedusa que son unos 5mil, también para los nuevos inmigrantes que se ven obligados a subsistir en condiciones desesperantes, por la falta de estructuras higiénico sanitarias y de alojamiento.

El gobierno italiano ha declarado que a menos que puedan demostrar el estado de refugiados, la gran mayoría son solo inmigrantes clandestinos, ya que la caída de la dictadura en Túnez y el fin de las actividades revolucionarias ya no constituyen una causa que justifique el abandono de ese territorio italiano y de consecuencia deberán ser repatriados luego de la identificación.

Muchas de estas personas, tienen familiares o amigos que ya están establecidos en el viejo continente, no solo en Italia, sino en otros países como Francia y Alemania y tienen como objetivo reunirse con ellos, pero al haber sido declarados inmigrantes clandestinos, que en Italia constituye un delito, se ven obligados a la fuga constante y a ser la presa de la verdadera caza humana que se ha declarado en todo el territorio nacional y en los países limítrofes que los bloquean apenas intentan ingresar.

El gobierno italiano ha improvisado verdaderos campos de concentración para los inmigrantes, donde estas personas deben mantenerse en condiciones de detención, hasta que se decida su destinación final y el mundo político se divide entre quienes quieren otorgarles algún tipo de ayuda y el oficialismo que quiere que se vayan de regreso a su país de origen, sin brindarles el mas mínimo sostén.

La sociedad italiana también se encuentra dividida en este sentido y hasta el momento el miedo y el racismo están ganando la batalla, pues la gran mayoría no quiere tomar cartas en el asunto, ni que estas personas puedan establecerse en el territorio. Por su parte la iglesia católica, que tiene tanta injerencia en los asuntos internos de la vida nacional, hasta el momento se mantiene en un terrible mutismo.

Por el momento, estamos asistiendo a escenas como las que acompañan este post en fotos y video, que muestran la desesperación de quienes solo quieren tener una oportunidad de mejorar sus vidas y las de sus familias.

Compartir:
error: Content is protected !!