Empleos en Italia e inmigración

Empleos en Italia e inmigración

Según las ultimas publicaciones de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), el desempleo es alarmante entre los jóvenes en Italia, ya que trabajan sólo uno de cada dos. En Italia, la tasa de empleo de las personas con edades comprendidas entre 15 y 29 años se redujo en casi 12% entre 2007 y 2013, pasando del 64,33% al 52,79%, la segunda peor cifra entre los países de la OCDE.

Profondo Archivio di Lavori

En Italia hay cuatro regiones: Calabria, Campania, Puglia y Sicilia, donde la tasa de desempleo es más del doble del promedio de la UE en 2014. Los datos son de Eurostat.
En Italia, el 31,56% de los jóvenes desempeña tareas que no requieren habilidades específicas, y 15.13% tienen un trabajo que requiere poco aprendizaje laboral. Italia, en particular, tiene el mayor porcentaje de jóvenes de entre 16 y 29 que no tienen experiencia en el uso de computadoras en el lugar de trabajo, con el 54,3% y un 3% de jóvenes que nunca lo utilizan.

La falta de coincidencia entre el empleo y las cualificaciones, es un problema cada vez mayor entre los jóvenes de países de la OCDE: en promedio, el 62% tiene un trabajo que no corresponde a su formación, un 26% de sobre-calificados (14% de los cuales trabaja en una actividad que no es la suya) y un 6% de trabajadores con habilidades superiores a las requeridas.
En Italia los jóvenes, que no tienen un empleo ni formación, son el 26,09% de los menores de 30, la cuarta cifra más alta entre los países de la OCDE. Al comienzo de la crisis, en 2008, eran el 19,15%. El desempleo juvenil se eleva por encima del 43%.

Italia ocupa el cuarto lugar entre los países de la OCDE por la tasa de empleo en el grupo de edad de 30 a 54 años, la tasa de ocupación se redujo del 74,98% en 2007 a 70,98% en 2013.
La tasa de desempleo comenzó a subir en marzo hasta el 13%. Esto fue comunicado por el ISTAT. El desempleo juvenil remonta a más de 43%. Este es el nivel más alto desde agosto del año pasado.
La tasa de desempleo juvenil se elevó a 44,2% en junio y se encuentra en su nivel más alto desde el comienzo de las series de tiempo mensuales y trimestrales, en el primer trimestre de 1977.
En Italia hay más de 3,6 millones de personas que estarían disponibles para trabajar pero que no buscan empleo: 14,2% de la población activa, más de tres veces la media de la UE. Detecta el estudio de Eurostat sobre el tercer trimestre de 2014.

Los inmigrantes que buscan empleo en 2014, son 465.700 (11.000 más al año). Italia sigue siendo el tercer país de Europa en cuanto a la recepción de ciudadanos extranjeros, con 4,9 millones de inmigrantes, y el único de estos países, que mantiene una tasa de empleo de los extranjeros mayores que la de los trabajadores nativos.
El crecimiento en el empleo de extranjeros en 2014 es especialmente significativo en la agricultura, la industria y el comercio. En algunos sectores, son los inmigrantes quienes asegurar la capacidad de recuperación del empleo en los últimos dos años.
El trabajador inmigrante, según se desprende del informe, en su gran mayoría, alrededor del 76,8%, se emplea como operario. Sólo el 8% de los extranjeros están ocupados como empleados, en comparación con el 35% de los italianos y menos aún los que logran ocupar un cargo gerencial, solo 0,9% del empleo, en comparación con el 8% de los italianos. Un perfil ocupacional que tiene un impacto en los salarios: un poco menos de 40% de los dependientes inmigrantes UE y extra UE recibe un salario que no excede los 800 euro (contra el 15,2% de los italianos) y aproximadamente 39,8% un sueldo de menos de 1.200 euro.

La participación de los inmigrantes en el mercado laboral sigue siendo altamente diversificadas en cuanto a su origen. Siendo los que registran mayor tasas de empleo: filipinos, peruanos, moldavos y ucranianos. Entre los más desempleados: marroquíes, tunecinos, albaneses y paquistaníes. Hay que señalar, como lo hace el informe, por último, que para muchas comunidades la exclusión de las mujeres de toda actividad profesional es muy considerable: entre los paquistaníes no trabaja alrededor del 90%, bengalíes 80%, egipcios 74 %, hindúes 71%, marroquíes 66% y tunecinos 61%.

El empleo de los inmigrantes se distribuyen principalmente en los servicios (45,8%), la industria manufacturera (18,4%) y la construcción (13,3%), un sector que producen más del 20% del valor añadido total.
Un trabajador inmigrante de cada tres en Italia viven en la pobreza relativa. Los datos están contenidos en el informe de la OCDE titulado: “Indicadores de Integración de los Inmigrantes 2015“, que establece que la alta incidencia de los empleos de baja calidad de los trabajadores inmigrantes, también los expone a un mayor riesgo de pobreza. Debido a sus relativamente bajas habilidades y también por la falta de reconocimiento de sus cualificaciones, la OCDE señala, los inmigrantes que trabajan en Italia a menudo ocupan empleos de baja calidad.

El empleo de los inmigrantes en Italia, con una tasa global del 59% (era de 65% en 2006). Los inmigrantes en Italia tienen más motivación de trabajar, que la población italiana que tiene una tasa de empleo del 56%. Los inmigrantes hombres fueron, sin embargo, los más afectados por la crisis económica. Su tasa de empleo ha disminuido del 82% en 2006-07 al 70% en 2012-13. La pérdida de puestos de trabajo fue menos pronunciada entre las mujeres inmigrantes, cuya tasa de empleo se redujo en un punto, pero la calidad de su trabajo han empeorado ya que los puestos son más inestables y precarios. La mitad de los inmigrantes en Italia tiene un bajo nivel de educación, la tasa más alta de la OCDE (mientras la Península esta en último lugar por la tasa de inmigrantes con estudios superiores) y la falta de conocimiento de la lengua italiana, impide a muchos de ellos el acceso al trabajo más calificado. Es lo que ocurre con la cuarta parte de los hombres y más de un tercio de las mujeres. Pero también la tasa de sobrecualificación entre los trabajadores migrantes, es decir, los que tienen trabajos que requieren calificaciones inferiores a las poseídas.

Más de la mitad de los trabajadores migrantes altamente calificados, fueron sobrecualificados en 2012-13, 12% más que en 2006-07 y esta a sólo el 15% el de los italianos nativos. La situación especialmente grave entre los inmigrantes, con tasas de sobre-cualificación que alcanzan el 70-80%.
Entre los inmigrantes, uno de cada diez es un empresario, principalmente los que provienen de: Albania, le siguen marroquíes, tunecinos y egipcios. A estos se añaden los provenientes de China y Nigeria.
Vía: Il Sole 24Ore

Compartir:
error: Content is protected !!