Italia – La Mozzarella italiana

En Italia la elaboración de productos derivados de la leche es muy amplia y resulta sorprendente la gran variedad que la tradición y la fantasía han permitido desarrollar a lo largo de la historia de la península, sobre todo en lo que a quesos se refiere, las alternativas son muy numerosas y la calidad y el sabor de los mismos los hacen indispensables en la preparación de infinitas recetas, para todas las ocasiones y paladares, que seguramente no encuentran igual en ninguna otra parte del mundo.

Mozzarella, tomato, basil

Uno de los ingredientes mas característicos y tradicionales de la cocina italiana es el formaggio mozzarella, que junto con el pomodoro y el olio di olive sirven de base para dar rienda suelta a la creatividad de los amantes de la dieta mediterránea, que como ya he comentado se basa siempre en ingredientes simples, naturales y sabrosos.

Se la puede encontrar en numerosas formas, dimensiones y tipos de preparación, que varían de región en región, pero que son todos para gustar y disfrutar, a cualquier hora del día y en cualquier estación del año.

La mas tradicional es la mozzarella di bufala campana, que nace en el siglo XII, cuando se comenzó a utilizar y apreciar la leche latte di bufala en la región Campania y a producir este producto artesanal, que hasta el día de hoy es preparado manualmente, partiendo de la cuajada de la leche aun caliente, contenida en tinas de madera, que es estirada y elaborada de diversas formas con los dedos de la mano, para darle distintas formas, la mas tradicional es la oval, pero se la puede encontrar en forma de nudos, trenzas y otras fantásticas presentaciones. La variedad elaborada a partir de la leche de vaca, es denominada Fior di Latte y también se utilizan la leche de oveja y de cabra para la producción.

Mozzarella!

La mozzarella es utilizada de muchas formas en la preparación de platos, partiendo da la tradicional pizza, se la puede ver como bocadillos, acompañando algunos tipos de pasta, pescado y otros tipos de carne, verduras, se la prepara frita, previamente cubierta con pan rallado, como antipasto, acompañada de embutidos, etc. El limite va dictado por la imaginación del cocinero.

Normalmente se produce y se consume en la misma jornada de elaboración, siendo la mozzarella fresca la mas apreciada por el paladar italiano. No obstante, puede conservarse por algunos pocos días en salmuera y existen algunas variedades que se presentan semi crudas o ahumadas, como la Scamorza affumicata, que puede conservarse por mas tiempo manteniendo su sabor muy original.

Compartir:
error: Content is protected !!