La Vida en el Norte de Italia

La Vida en el Norte de Italia

En el norte de Italia, los tiempos y los ritmos de vida son casi diametralmente opuestos a los del sur. La gente vive y piensa por y para el trabajo, para ellos es el comienzo y el fin de la vida. Aunque en los tiempos que corren y con las actuales condiciones contractuales en Italia, cada día esta volviéndose mas atípico pensar a vivir del trabajo y pasar 35 años en un mismo puesto. Tradicionalmente los jóvenes, apenas terminada la escuela obligatoria, en torno a los 16 años ingresaban a trabajar en la empresa donde estaban sus padres, ya que las políticas empresariales facilitan esta continuidad y allí pasaban el resto de su vida y en el mejor de los casos, se transferían a las grandes urbes para estudiar.

El italiano del norte, es una persona que no solo tiene mentalidad de empresa, asume una posición de pertenencia en relación a su empleo o a su fuente de ingresos y vive cada día,como si fuera el primero en ese lugar. Los parques industriales se encuentran en la periferia y es normal que mucha gente, viaje cada día hacia otras ciudades o poblaciones para trabajar. Por una cuestión de costos habitativos, se elige una población alejada para vivir y en algunos casos se realizan desplazamientos de hasta 200kms al día. Lo que implica, ademas de los gastos, en muchos casos aumentar los tiempos de ausencia del propio hogar, de hasta cuatro horas.

Por este motivo extrañamente se ve gente que pasea alegremente, de noche o que simplemente esta allí a pasar el tiempo. En el norte de Italia, después de las 20hs, a excepción de las grandes ciudades, las calles se vuelven desiertas, cada uno en su casa, se cena, se ve un poco de tv y se va a dormir, para estar listos para la nueva jornada laboral. Salvo en el periodo estivo, cuando el calor es agobiante o en los fines de semana que invitan a dispersar un poco la mente, se ve movimiento nocturno, pero no supera la media noche.

Hay que considerar por otro lado, que la gran mayoría de las empresas en Italia, trabaja a ciclo continuo y por ende quien se desempeña en turnos rotativos, tiene que reposar obligatoriamente. Las escuelas retienen a los alumnos por 8 horas al día, desde el lunes y hasta el sábado, permitiendo de este modo a los padres desarrollar sus actividades laborativas sin mayores alteraciones.

En las plazas y paseos de Italia se ven solo ancianos, en muchos casos acompañados de sus asistentes extra comunitarios o de Europa del Este. Algunas madres que no trabajan y llevan a paseo a sus pequeños que aun no están en edad escolar y por supuesto los clásicos vendedores africanos, que están siempre atentos a la persecución de las fuerzas del orden. Las iglesias están desiertas, solo algunos ancianos que van a la hora del rosario y los turistas de turno. Las conversaciones giran en torno al trabajo, la política y el fútbol. La gente acostumbra a pasar por el bar, solo el tiempo necesario para una copa de vino o grappa, que consumen de pie, acompañado por lo general con algún queso de pasta dura, tipo Grana o Parmigiano y luego de apostar a la lotería o a las maquinas automáticas, se dirige a su casa o puesto de trabajo.

En el norte de Italia cada uno hace su vida, se nota a simple vista la distancia entre la gente, incluso entre amigos. En el modo de saludar, de comportarse y en las conversaciones que extrañamente van dirigidas a lo personal o intimo. El italiano del norte, viste bien cuando sale de paseo, con marcas de renombre, frecuenta “la palestra” (gimnasio) y la “cama solar”. Cambia el automóvil apenas a terminado de pagar el anterior, es decir cada cuatro o cinco años, aunque solo lo utilice para ir de su casa al empleo. Va de vacaciones al exterior, sobre todo a EEUU que ejerce una atracción sin igual para ellos o en alternativa al sur del país o al Mar Rojo.

En el norte de Italia las mujeres son muy independientes, tienen su automóvil, su empleo y su vida social como los hombres e incluso aun después de que han contraído matrimonio. Dado que en la gran mayoría de las familias o grupos familiares, cada uno tiene su empleo, su vehículo, hace su vida independiente y los turnos de trabajo muchas veces obstaculizan la convivencia. Las relaciones extra conyugales, están a la orden del día.

Compartir:
error: Content is protected !!