Italia – Vivir en Milano

La ciudad de Milano (Milan), en el corazón de la Lombardía, polo económico no solo de Italia, sino también de Europa. Capital de la moda, meta y destino de emigrados del sud e inmigrantes de todo el mundo. Cuna de familias ricas e importantes y poderosos empresarios.  Donde no faltan las oportunidades en cualquier campo o actividad y donde conviven “gentes de cien mil raleas”, como decía Serrat. Zonas comerciales donde hace shoping la Europa y el mundo, con tiendas de los mas famosos diseñadores y las marcas mas exclusivas.

Milano es esa ciudad, donde se encuentran objetos únicos, por los que se pagan fortunas y donde también es posible encontrar, al menos por un instante, alguno que otro personaje famoso del Jet-set, el cine o lo que sea, asediado por una multitud de flashes y reporteros. Pero mas allá del Duomo ( Catedral ), el Castello Sforzesco, de los súper deportivos que la transitan, de la opulencia y la soberbia, esta la vida de la gente común, que es la gran mayoría de los que la habitan. Vivir en Milano, significa para muchos una gran oportunidad, pero a la vez un gran sacrificio.  Y no hablo solamente de quienes vienen desde el exterior, sino también de los mismos italianos, que cansados de sufrir la explotación y la falta de recursos de sus orígenes, hacen un día sus maletas y se transfieren aquí, a la búsqueda de una mejoría para sus vidas.

En Milano se vive apiñados en apartamentos, donde conviven dos o tres familias o grupos de personas que comparten habitaciones, por las que se pagan alquileres, entre los mas altos de Italia.  A partir de 800 a 900 euro al mes, por un lugar para dormir o un espacio que va desde los 30 mts cuadrados o quizá menos, muchas veces sin un mínimo de instalaciones ni amoblamientos. En el sud de Italia, se encuentran muebles y artefactos en perfectas condiciones en medio a la calle, pero aquí, nada de eso sucede, todo cuesta y se debe improvisar todo lo necesario, por que los sueldos, son los mismos que en el resto de Italia, salvo casos puntuales, entre 800 y 1100 euro al mes.

Una mano generosa, la dan los mercados callejeros  de Milano y los discount, hasta hace un tiempo llamados los supermercados de los extranjeros, pero que cada día se ven mas poblados de italianos residentes de toda la vida, que en estos últimos años han visto diezmar su poder adquisitivo. Para disminuir los gastos fijos, muchos se transfieren en poblaciones vecinas o no tan alejadas, donde un alquiler puede costar hasta un 50% menos, pero que implica un verdadero trajinar cada día.

Los trenes de Milano que además de atestados, no respetan jamás los horarios, con todo lo que eso comporta y en condiciones higiénicas lamentables. Moverse en automóvil, es un verdadero caos y no solo por la gran cantidad de vehículos circulantes que pujan por entrar o salir de la ciudad, resulta imposible encontrar luego, un lugar donde poder dejarlo, exponiéndose a multas, robos y demás. Y sobre todo, para quien esta en la periferia, el tiempo mínimo necesario para moverse es de una hora y media de carrera vertiginosa, entre trenes, tram, metropolitana (subte) y demás medios.

Quienes vienen del sud, a partir del viernes en la tarde, escapan de Milano para encontrar a sus familiares y retornan el domingo en la noche, con recorridos medios de 10 horas por trayecto, en trenes repletos e incómodos.  Y no es una cosa que se pueda hacer siempre, por que el gasto que implica es considerable.

Compartir:
error: Content is protected !!