Nuevamente en Italia

Tras un periodo de estadía en Argentina, nuevamente estoy de regreso en Italia.
Como en todos los viajes, no han faltado las notas de color y aprovecho este espacio para compartirlas.

A mediados de este año, conseguí una oferta muy interesante para viajar a través de una aerolínea española y por primera vez hice el viaje con escalas, lo que comporto no pocos sacrificios, físicos sobre todo, pues la otra cara de la moneda es que los horarios de partida y llegada no son para nada convencionales, lo que comporta largas esperas en aeropuertos e incluso pernoctar en los mismos, pues los medios de transporte que llegan hasta ellos no siempre ofrecen horarios acordes.

No obstante, las ganas pueden mas que las dificultades y se logra sobreponerse por lo que en el viaje de ida, todo transcurrió con “normalidad”.
Llegue a Buenos Aires poco después del ultimo partido de la Selección Nacional para clasificarse con miras al próximo Campeonato Mundial. Me basto solo leer las tapas de los principales matutinos con las declaraciones tan explicitas de Diego para saber que “la casa estaba en orden”, por decirlo de alguna manera.
A mi regreso, también tuve que pasar por la Península Ibérica y allí comenzaron las sorpresas.

Ni bien se sale de la manga y antes de llegar a la barrera de Migraciones, un grupo de policías españoles vestidos de civil, comenzó a interceptar a los recién llegados. Estuve observándolos un rato y pude percibir que sobre todo interrogaban a las personas de piel mas oscura, con rasgos típica mente sudamericanos o indígenas y tuve la sensación de que también identificaban a sus “victimas” por el tipo de equipaje de mano.
Solicitaban documentos y hacían una serie de preguntas rápidas, a la que solo bastaba una respuesta “errada” para terminar en un verdadero calvario.

Hice la etapa intermedia en es aeropuerto de Roma, donde como hace 8 años a mi llegada a Europa, tuve que pasar mas de media hora para encontrar un teléfono publico en condiciones de ser utilizado , pues el que no esta destruido, tiene algún tipo de dificultad técnica o se queda con el dinero sin permitir realizar la comunicación. Completaban el cuadro, las cintas y escaleras del aeropuerto, se encontraban con los mismos precintos que indicaban “fuera de servicio” que tenían cuando estuve allí unas semanas atrás.

Luego de 6 horas de espera, al momento de la llamada a embarque, un comunicado sorpresivo anuncio la huelga del personal de tierra de Alitalia, empresa que gracias a la obra del Primer Ministro italiano, hoy se encuentra al mismo nivel que las peores lineas aéreas del mundo.

Como consecuencia de esta medida de fuerza, se bloquearon todas las salidas de los vuelos y miles de personas, turistas, residentes, etc, nos vimos librados a nuestra suerte por varias horas mas, hasta que se logro regularizar la situación.

Las tapas de los diarios locales ocupadas con la nueva “emergencia” provocada por la acumulación de residuos en Sicilia, los mismos que antes bloqueaban Napoli. Y un poco mas abajo, las nuevas reformas del Código Penal propuestas por el Premier italiano, para zafar de los juicios en su contra.
Allí comprendí que “la casa estaba en orden” y que aquí tampoco ha cambiado nada.

Compartir:
error: Content is protected !!