Nueve años de extrajero

Hace ya casi una década que llegue a Italia, de la mano de mi joven esposa, con una mochila en mi espalda llena de sueños y con la esperanza de superar las frustraciones, que en ese momento una Argentina que estaba al borde de la explosión social, me había proporcionado.

L'uomo nero

Allí comenzaba nuestro sueño italiano, yo con 30 años y dispuesto a hacer lo que fuera necesario, mi mujer con tres años menos y dos títulos universitarios que esperaba hacer valer en esta tierra.

El comienzo fue bastante complicado, pero las ganas de superar obstáculos y las buenas perspectivas que se presentaron en ese entonces, alimentaron las ganas de seguir adelante.
Sobre todo lo que vivimos y las barreras que tuvimos que superar, dedique 5 extensos capítulos en este blog, que denomine no por nada “El sueño italiano“, por que nunca quise que todo esto quedara perdido en el tiempo y que además sirviera como experiencia a tomar en cuenta, para quienes decidieran seguir mis pasos.

Los años han ido pasando y nos hemos dado cuenta de cada día, de cada mes, por que los desafíos y barreras nunca dejaron de presentarse.
En lo personal he pasado mas de la mitad de mi tiempo a buscar un empleo en Italia, por que la decadencia y la parálisis de este país comenzaron con la llegada del Euro y de Berlusconi al gobierno de la península. He recorrido mas de media Italia y de media Europa y solo puedo decir que el lugar en el que mejor me encontré fue en Irlanda, aunque esa experiencia durara menos de lo que habría deseado.

Post Relacionados  Yo Extranjero en Facebook y Twitter

Mi mujer, no solo revalido su titulo, sino que también obtuvo un doctorado aquí, con grandes sacrificios. Como miles de jóvenes profesionales italianos, aun espera que sus títulos le permita vivir dignamente y que le estabilicen sus contratos de trabajo, pues la precariedad ha siempre llevado la mejor parte en esa lucha.
En estos años, nos han hecho pesar cada vez que ha sido posible la nuestra condición de ser extranjeros en Italia, mas allá de tener ambos la ciudadanía italiana. La sociedad y sobre todo la política, cada año se empeñan mas en aumentar la distancia entre locales y visitantes e impedir la integración, fomentando la desconfianza, la homofobia y el racismo hacia quien es distinto, piensa de otro modo y sobre todo viene de otro país.

Aun sigo buscando las grandes diferencias y los beneficios de vivir de este otro lado del mundo, aunque ya me llegan los 40 y con ellos las posibilidades se van desvaneciendo lentamente, como sueños líquidos.

Si te ha gustado compártelo:
error
error: Content is protected !!