Separación y Divorcio en Italia

Cuáles son las diferencias que distinguen a la separación y el divorcio en Italia? Cuanto tiempo es necesario para un divorcio en Italia? Que tipos de separación existen en Italia? Que tipos de divorcio existen en Italia?

Diferencias entre separación y divorcio en Italia

Italia Divorcio y Separación
Divorcio y Separación

La separación legal es el acto con el que los cónyuges no ponen fin a la relación matrimonial, pero suspenden los efectos del mismo en espera de un divorcio, a condición de que, hasta que se cumpla el tiempo necesario para la disolución del vínculo, no intervenga una reconciliación entre las partes. Se habla de la separación por consentimiento mutuo, cuando se hace de común acuerdo entre los cónyuges y está aprobado por el juez o de separación judicial, en caso de desacuerdo entre las partes, con la emisión de una sentencia por parte de la autoridad judicial.

Existen varios tipos de separación matrimonial en Italia: La separación personal de los cónyuges, la separación de hecho, la separación por culpa, la separación judicial, la separación de cargas y la separación consensual.

Con el divorcio, introducido y regulado por la Ley 898 de 1970, se declara la terminación de los efectos civiles del matrimonio – si se ha celebrado con rito religioso, católico u otras religiones reconocidas por el estado italiano – es decir, la disolución del vinculo. En otras palabras, con el divorcio, que se llevó a cabo por iniciativa de una de las partes o por ambos, desaparece definitivamente la condición de cónyuge, tanto es así que se hace posible la celebración posterior de un nuevo matrimonio válido a los efectos civiles.

De manera que se pueda intervenir con el divorcio, debe haber cesado la comunión espiritual entre marido y mujer y haber transcurrido al menos seis meses desde la fecha de firma de la separación (si se trata de la separación de mutuo acuerdo) o un año de la convocatoria de la audiencia en el anterior juicio ( si se trata de una separación judicial).

Desde un punto de vista práctico, para poner de relieve las diferencias entre la separación y el divorcio, es necesario hacer una serie de distinciones de acuerdo con los aspectos considerados en cada situación.

Obligaciones de mantenimiento y alimentos

Con la separación, aún existe la obligación de asistencia material entre los cónyuges derivadas del vínculo matrimonial. Razón por la cual para la ley, se reconoce al cónyuge económicamente más débil el derecho a recibir de la otra parte una contribución periódica para su mantenimiento destinado a garantizar el mismo nivel de vida que durante el matrimonio. Por el contrario, el propósito de la asignación de mantenimiento en la sentencia de divorcio a cargo de un cónyuge y en favor del otro, es para garantizarle una contribución a sus medios de vida, porque carece de medios propios suficientes y objetivamente es incapaz de obtenerlos.

Derechos de sucesión

El cónyuge separado (por consenso o judicialmente, pero sin cargo) tiene los mismos derechos de sucesión del que no esta separado. Por el contrario, el cónyuge beneficiario a quien se le puso a cargo la separación, sólo tiene derecho a recibir un subsidio vitalicio acorde con la sustancia hereditarias, la calidad y el número de herederos legítimos, siempre que al momento de la apertura de sucesión, sea beneficiario de mantenimiento a cargo del cónyuge fallecido.
En el caso del divorcio está en manos del cónyuge sobreviviente, el derecho a recibir una asignación periódica de la cuenta de herencia, solo si es titular de la asignación divórciale y en estado de necesidad, de ser entendida como la incapacidad para satisfacer sus necesidades básicas esenciales.

Indemnización por fin de relación laboral (TFR)

En referencia a la liquidación económica al final de relación laboral subordinada, correspondiente al empleado, mientras que el cónyuge separado legalmente no tiene algún derecho sobre el mismo, los divorciados que en su lugar pueden recibir un porcentaje de la asignación (es decir, el 40% de la cantidad total que se relaciona con los años donde el empleo es conciso con el matrimonio), aun en el caso de que se haya madurado tal beneficio después del divorcio y si esta persona no se ha vuelto a casar y sea titular de una asignación divórciale.

Pensión de supervivencia

El tratamiento de la pensión de supervivencia se concede al cónyuge, aunque separado o divorciado, si no ha vuelto a casarse. También en este caso, la cantidad adeudada se calcula de acuerdo a la relación entre la duración del matrimonio y de la finalización del período de adquisición de derechos de jubilación correspondiente al cónyuge fallecido. Sin embargo, en caso de divorcio, la parte tendrá derecho a una pensión de ese tipo si se percibe la asignación divórciale. Además, la fecha de inicio de la relación laboral seguro-pensión del cónyuge fallecido, debe ser anterior a la sentencia de disolución o terminación de los efectos del matrimonio. Si el difunto había celebrado un nuevo matrimonio, el derecho corresponde tanto al cónyuge sobreviviente como al que se divorció.

Natura B&W

Procedimiento de separación y de divorcio

La separación y el divorcio: diferentes procedimientos a seguir si los cónyuges quieren separarse o divorciar por consenso o judicialmente.

La separación y el divorcio son dos procedimientos necesarios para poner fin al matrimonio. Los procedimientos de separación son necesarias con el fin de divorciarse o para disolver de forma permanente el vínculo matrimonial. Los cónyuges que están separados sólo temporalmente suspender las obligaciones derivadas del matrimonio, que sólo se eliminan por medio del divorcio.

El artículo no 150 del Código Civil italiano establece dos formas de separación: la consensual y la judicial. El acuerdo de separación o separación consensual se logra cuando ambos cónyuges llegan a un acuerdo que define cada uno de los aspectos referentes a la familia y el patrimonio, tras el fin del matrimonio, mientras que la separación judicial se utiliza en caso de desacuerdo y corresponde a la Corte determinar las condiciones, siguiendo el procedimiento regular que tienen una duración media de entre dos y cinco años. En el caso de los divorcios se reduce ligeramente el tiempo, por el simple hecho de que los cónyuges por lo general tienden a confirmar lo que ya ha sido acordado o decidido durante la separación.

Quienes son los personajes involucrados en el proceso de separación y divorcio?

Los cónyuges

Los cónyuges en una separación consensual pueden, bajo su propia responsabilidad, presentar la solicitud incluso sin ser representado por un abogado. Si se trata de un procedimiento de divorcio o separación judicial es requerida su presencia personal sólo en la primera audiencia (aunque también puede participar libremente en las posteriores) y pueden ser sentidos por el juez incluso después, si en el curso de la investigación judicial el mismo decide de interrogarlos.

Abogados

Tanto en la separación consensual como en los divorcios conjuntos sólo se necesita un abogado para parejas, aunque se puede nombrar uno por cada parte. Los abogados tienen la función de representar los cónyuges durante las diferentes audiencias, para preparar las memorias en las distintas etapas del procedimiento y formular peticiones al juez. En los procedimientos judiciales, cada cónyuge tiene obligatoriamente que nombrar a un abogado en la ausencia de los cuales no pueden participar en el proceso y será declarado en rebeldía.

Consultor técnico de oficio

El Consultor técnico de oficio (CTU) es un especialista, que el juez puede designar a los fines de profundizar en temas en los que no se siente versado. Hay varios tipos de asesoramiento, que van desde los relacionados con la capacidad de padres de los cónyuges, confiada a un psicoterapeuta o un psiquiatra o para que la contabilidad, para establecer exactamente los ingresos de los cónyuges, por lo general esta función es encomendada a los contadores. El costo del consultor se establece temporalmente a cargo solidario de ambos cónyuges y en general se establece por sentencia a cargo de la parte que ha perdido en el juicio.

Juez

En las pequeñas cortes a menudo el juez de la primera audiencia, también llamada presidencial, no es el mismo que sigue el procedimiento judicial en las etapas posteriores, pero es el que actual como Presidente de la Corte que, después de tomar medidas provisionales, confía la tarea a un colega para instruir el proceso a la siguiente fase. En las grandes ciudades, el juez sigue siendo el mismo desde la primera hasta la última audiencia, al final de la cual el caso se decide por medio de un panel compuesto por tres jueces del que formará parte también el que siguió los procedimientos. El juez durante el proceso cuenta con los más amplios poderes, pudiendo disponer el secuestro de bienes, delegar investigaciones a la policía fiscal o nombrar asesores para profundizar estudios.

Testigos

Cada uno de los cónyuges puede incluir en una memoria especialmente creada, la lista de los testigos que puedan confirmar las circunstancias subyacentes a las respectivas demandas. No siempre podrán ser escuchados todos ellos, ya que es facultad del tribunal decidir a cuáles de ellos autorizar. Los familiares también pueden dejar su testimonio, sin embargo, el peso de los mismos sera inferior a los dichos proporcionados por terceros. En el caso de falsa declaraciones, el tribunal podrá remitir los actos a la Procura y solicitar que se los investigue por el delito de falso testimonio.

Registradores

Son técnicamente empleados que contribuyen al funcionamiento de la justicia. En las cortes pequeñas participan en las audiencias y se ocupan de la redacción y la preparación de las actas de la audiencia, mientras que en los grandes centros urbanos, esta función ha sido delegada a los abogados que generalmente se ocupan personalmente de estas funciones.

Macro Natura

La nueva ley de separación matrimonial en Italia

La nueva ley de separación no ha cambiado el procedimiento para la separación, pero han cambiado algunas responsabilidades relacionadas con la disolución del matrimonio. De hecho, con la entrada en vigor el 7 de febrero de 2014, del Decreto Legislativo n. 154/2013, se han aplicado plenamente las disposiciones de la Ley no. 219/2012 que, en un primer momento, había ordenado la compensación entre los hijos naturales y legítimos o nacidos o no dentro del matrimonio.

Los hijos naturales y los lazos familiares

Se extendieron por tanto, el vínculo de “parentesco” a todas las personas que pertenecen a la misma estructura familiar, sin tener en cuenta el hecho de que el nacimiento de los hijos se produjo de padres casados o en unión civil o matrimonio igualitario. Los niños nacidos fuera del matrimonio, con el reconocimiento por el padre, ahora adquieren una relación jurídica no sólo con ellos, sino también con sus familiares, de los cuales será “parientes”, lo que resulta en la participación en la herencia. Cesan, de hecho, todas las diferencias residuales, incluso en materia de sucesión, con la cancelación de cualquier diferencia en el tratamiento de los hijos, así como con respecto a los derechos de herencia.

La potestad y la responsabilidad de los padres

La superación de la noción bastante arcaica de la potestad parental, se introduce el de la responsabilidad de los padres, también se da la evolución sociocultural (antes jurídica) de la relación entre padres e hijos, ahora centrada en el compromiso que los adultos deben tomar hacia los niños. El nuevo artículo 316 del Código Civil establece, de hecho, una responsabilidad más clara y más profunda de los padres, que deben supervisar al hijo hasta que alcance la independencia económica, también en todos los casos en que esto no sea ejercido directamente, como por ejemplo, porque esta divorciado o se trate de un progenitor biológico que no vive con su descendiente.

Educación, formación y residencia de menores

Dentro del concepto de la responsabilidad, se deben colocar las decisiones de especial interés, relacionadas con la educación, la formación, la elección de la residencia habitual del niño, decidida de común acuerdo, teniendo en cuenta de capacidad, inclinaciones naturales y las aspiraciones de los niños. En caso de desacuerdo, la decisión se deja al juez. En relación a los problemas de la administración ordinaria, la autoridad judicial puede determinar que los padres ejerzan la responsabilidad por separado, como sucede actualmente el caso en los juicios relativos a la separación y el divorcio, atribuyendo las decisiones ordinarias al progenitor que en ese momento tenga el hijo con él.

Audiencia al menor

Otra innovación introducida por las normas antes mencionadas se refieren a la escucha del menor de edad, ahora es obligatorio para el juez. Mientras que antes, de hecho, se dejaba a la discreción, el nuevo art. 336 bis del Código Civil establece que un menor de edad que haya cumplido 12 años ( o edad inferior en caso de que sea capaz de discernir) para ser oído por el Presidente de la Corte o el juez principal en el procedimiento en el que se deben tomar medidas con respecto a él.

Derechos de los abuelos

Otro punto importante de esta reforma es la disciplina relativa a la protección de los ascendientes, es decir, los abuelos, ahora con derecho a reclamar en persona su derecho a seguir asistiendo a sus nietos. Pues bien, la nueva legislación prevé expresamente el derecho de los ascendentes a tener relaciones significativas con sus nietos, incluso en el caso de la separación de los padres del niño. Si este derecho les fuera negado o impedido, pueden recurrir directamente al Tribunal de Menores de jurisdicción y por lo tanto el juez del lugar de residencia habitual del niño, para que se adopten las medidas más adecuado en interés exclusivo del niño.

Andria

La separación y el divorcio entre un cónyuge extranjero y cónyuge italiano

Cómo funcionan la separación y procedimientos de divorcio en los casos en que uno de los cónyuges es extranjero?

En este caso, la Ley aplicable es la 218/1995, que establece que la separación y disolución del matrimonio se rigen por la ley nacional común de los cónyuges en el momento de la solicitud. En el caso de que los mismos tengan diferentes nacionalidades serán los jueces a tomar una decisión, e identificará el país en que el matrimonio se ha basado principalmente.

La jurisdicción italiana subsiste en el caso que no exista una ley extranjera aplicable, si el interesado está domiciliado o residente en Italia o si tiene un representante que está autorizado a presentarse en la corte y cuando uno de los cónyuges sea de nacionalidad italiana o el matrimonio se llevó a cabo en Italia.

El procedimiento de Separación matrimonial en Italia

El proceso de separación varía dependiendo de si se trata de una separación consensual o separación judicial. El procedimiento para la separación consensual es bastante simple: se puede acordar con el cónyuge en los puntos principales: mantenimiento, custodia de los hijos, la asignación de la vivienda familiar. En el acuerdo de separación, incluso es posible que los próximos dos ex cónyuges se sirvan de sólo un abogado, ahorrando significativamente.

El requisito para la separación consensual, es natural que ambos cónyuges estén de acuerdo en cómo separar y dividir los bienes y decidir la tenencia de los hijos. En este caso se presentan los documentos en la Secretaría del Tribunal y se convoca para una audiencia en la que el juez intenta la reconciliación entre cónyuges. Si esto falla, se procede con la visión del acuerdo de los cónyuges, que tiende que ser avalado y aprobado por la Corte.

El procedimiento de separación judicial es más largo, debido a que los dos cónyuges a menudo no están de acuerdo en separarse o que están en desacuerdo sobre los términos de la separación (mantenimiento, custodia de los hijos y el hogar). En este caso, la única posibilidad es hacer frente a una causa judicial real con la dirección de dos abogados, uno para cada cónyuge. Como parte de la separación judicial es posible que el cónyuge que considera oportuno presentar una solicitud de resarcimiento, cuando considera a la otra parte, responsable del fin del matrimonio. Si el Tribunal de Justicia reconoce el cónyuge en cuestión como responsable de la ruptura del matrimonio, de hecho le debe cargar el coste de la separación.

Macro Natura

Separación en el exterior

De especial importancia es el hecho de que el ciudadano italiano también pueda obtener en el extranjero la sentencia de separación, aunque el matrimonio se celebró en Italia. Una obtenida la separación matrimonial, que efectos produce en Italia? En este punto, la Ley 218/1995 prevé el reconocimiento automático de las resoluciones extranjeras que cumplan con ciertas condiciones de compatibilidad con la legislación italiana, después de haber sido registrada en el Ayuntamiento competente. Dicha aprobación es sujeta a una serie de requisitos, incluyendo la transmisión de copia auténtica de la orden (legalizada en Consulado italiano o representación diplomática con sede en el Estado en el que se emitió y acompañada de la traducción jurada integral en italiano).

La transcripción debe ser solicitada por el interesado al Oficial del Estado Civil en cuyos registros se ha realizado la transcripción del matrimonio (personalmente a través de las autoridades consulares italianas o a través de un representante legal con poder especial). En cuanto se refiere al reconocimiento de las sentencias de separación o de divorcio dictadas en un país miembro de la Comunidad Europea, la transcripción está regulada por el Reglamento CE 2201/2003 por el que se establece un procedimiento común a todos los países. En este caso, no hay necesidad de solicitar ningún procedimiento para actualizar registros en el Estado Civil, se produce automáticamente.

La autoridad competente del Estado miembro en el que se pronunció la sentencia, emite a solicitud del interesado, un certificado que al contrario de lo que ocurre con las sentencias emitidas por un Estado no miembro, no necesita de traducción ni legalización. El interesado deberá adjuntar al certificado una declaración jurada que acredite la existencia de algunos de los requisitos establecidos en el Reglamento.

El divorcio en el exterior

Divorcio breve en el exterior

El divorcio el exterior es considerado como un atajo para conseguir una rápida disolución del vínculo matrimonial o el cese de sus efectos civiles: el primero si el matrimonio se celebró en el Ayuntamiento por civil, mientras que el segundo debería haberse celebrado en la Iglesia mediante el rito concordato.
El tiempo necesario para completar un divorcio en el exterior varia de país a país, pero requiere entre 2 a 6 meses en promedio.

Macro Natura

Divorcio en Italia

La ley de divorcio en Italia prevé que trascurran tres años entre la separación y el divorcio de los cónyuges. Se trata de dar a la pareja tiempo para reflexionar y posiblemente regresar a estar nuevamente juntos de nuevo en caso de dudas. Además, la ley reconoce dos formas distintas de divorcio: el divorcio conjunto y el divorcio judicial.
Para el divorcio conjunto es necesario entre esperar entre dos y nueve meses, que es más o menos el tiempo que necesario entre la presentación de la apelación hasta el juicio. En cambio, el divorcio judicial requiere mucho más tiempo y se puede llegar fácilmente a un año.

Los diferentes tipos de divorcio en Italia varian principalmente en relacion a si el matrimonio en cuestion, tiene hijos y la edad de los mismos. Existen tres tipos de divorcio: Consensual, Judicial y Breve.

El Divorcio breve en Italia

La ley sobre el divorcio breve en Italia, entró en vigor el año pasado, precisamente el 26/5/2015. Con esta aprobación, el panorama cambia drásticamente en comparación con el pasado, es decir el divorcio consensual y el divorcio judicial. El llamado divorcio breve produce la cesación de los efectos civiles del matrimonio en un corto período de tiempo. Veamos en detalle cómo se llega a un corto divorcio con este nuevo procedimiento.

La innovación fundamental practicada por esta institución se refiere a la los tiempos para obtenerlo, con el divorcio breve se reduce significativamente, tanto es así que, si el deseo de poner fin al matrimonio es de común acuerdo, incluso se puede llevar al divorcio en seis meses. El divorcio breve aumenta de 6 a 12 meses en caso de separación legal personal, es decir, si no se ha presentado una solicitud conjunta y acordada.

Otra característica del divorcio breve, es que puede ser presentada la solicitud ante un alcalde o un abogado, evitando así la intervención del juez, lo que resulta determinante y permite una reducción de costos. De hecho, aun en este caso, cuando se solicite con un abogado, el desembolso dependerá de sus honorarios. En las ciudades mas grandes e importantes, donde el costo de vida es mayor, solicitar de los servicios de un abogado es más caro. Los costos de divorcio breve también pueden reducirse significativamente, en el caso de optar por un divorcio ante el alcalde.

Gracias al texto de la ley sobre el divorcio breve, de hecho, sera suficiente presentarse frente al intendente del municipio de residencia de uno de los cónyuges con el documento en que declara la voluntad de querer interrumpir el matrimonio mediante el divorcio. Los cónyuges firmaran el acuerdo y la declaración ante el alcalde (o al funcionario que toma el lugar) y sera necesario representarse nuevamente pasados 30 días para confirmar su elección. Si pasado ese periodo no se presentaran, se considera legalmente que el vinculo del matrimonio esta vigente.

Divorcio breve con hijos menores de edad

Con la reforma de divorcio breve está previsto un recurso a una forma de negociación asistida por intermedio de un abogado. En un acuerdo por el cual las partes están de acuerdo “a cooperar de buena fe y con lealtad”, con el fin de resolver una disputa de forma amistosa. El acuerdo en cuestión no puede refiere a los derechos inalienables o asuntos laborales y debe ser por escrito y se debe concluir con la ayuda de uno o más abogados.

Si el divorcio breve en Comune es entre una pareja casada y con hijos o si los niños son menores de edad, incapaces o mayores, con discapacidades severas o que aún no son económicamente autosuficientes, que se puede hacer en estos casos? En este caso, el fiscal del tribunal de la jurisdicción competente, tendrá que determinar que el divorcio breve sea a beneficio de los hijos y sólo en caso podrá ser autorizado.

Por lo tanto, en caso de divorcio breve con hijos menores o hijos mayores de edad dependientes, la duración de la separación que permite el acceso a la práctica de divorcio se mantiene sin cambios, lo que cambia es sólo que el proceso podría ser más largo, especialmente si los hijos padecen algún tipo de incapacidad o capacidad diferente.

Un cambio, según el texto de la ley sobre el divorcio breve, también esta relacionado con la comunión de los bienes, ya que esta se disuelve en caso de que la separación sea autorizada por el tribunal o en el momento de la firma del acuerdo de separación. Esto también se aplica a los procedimientos judiciales en curso, ya que el divorcio breve tiene validez retroactiva.

Foresta Mercadante

El matrimonio y la separación: Qué sucede con la ciudadanía?

Dado que la ciudadanía italiana puede ser adquirida a través del matrimonio, uno tiene que preguntarse qué sucede en caso de separación?

Vamos a ir paso por paso. En primer lugar, digamos que para solicitar la ciudadanía italiana por matrimonio es necesario cumplir con diferentes requisitos. El más importante es el de la residencia legal durante al menos dos años en el territorio italiano a partir de la fecha del matrimonio. Los ciudadanos que viven en el extranjero pueden solicitar ciudadanía italiana tres años después de la fecha del matrimonio. A pesar de los tiempos que se describen, los mismos se reducen a la mitad en el caso de los niños, también adoptadas por ambos cónyuges, sigue habiendo una cuestión de fondo: ¿qué ocurre en caso de divorcio o separación?

Tomando como principio que el vínculo conyugal debe persistir al menos hasta la fecha de adquisición de la ciudadanía italiana, que ocurre si sucesivamente se recurre a la separación o el divorcio? Se puede perder la ciudadanía?

No, la ciudadanía italiana se conserva, a excepción de algunos casos y por lo tanto, no se pierde si el fin del matrimonio se lleva a cabo fuera de los plazos previstos por la ley. Por lo tanto, el cónyuge extranjero que obtiene la ciudadanía italiana por matrimonio y lo hace respetando todos los tiempos, ni siquiera en caso de posterior separación o divorcio. Las causas de la pérdida de la ciudadanía son otras y no tienen que ver con la terminación de el matrimonio. Esto significa que al finalizar el vinculo del matrimonio, que puede ser terminado por cualquier razón, de ninguna manera poner en peligro el derecho adquirido a la ciudadanía italiana.

Nuevo matrimonio tras Separación o Divorcio

Los tiempos para que sea posible volver a contraer matrimonio después de una separación cambian de acuerdo con el tipo de procedimiento elegido por marido y mujer: de hecho, si llevan a cabo la separación de mutuo acuerdo, el tiempo necesario para el divorcio son tan sólo seis meses. Por el contrario, en el caso de separación judicial y divorcio, el nuevo matrimonio sera posible solo después de un año.

En resumen, en el caso de cónyuges que han elegido la separación consensual (frente al Alcalde, negociación asistida o en el tribunal) tiene seis meses para divorcian y luego se contraiga un nuevo matrimonio. Los cónyuges que han procedido a la separación judicial (sólo en los tribunales) tiene un año para el divorcio y nuevo matrimonio: el año comienza a partir de la audiencia Presidencial.

Una vez que se obtiene la sentencia de divorcio, sin embargo, no se puede volver a casarse inmediatamente. Para poder contraer nuevamente matrimonio es necesario que la sentencia de divorcio ya se encuentre en el estado de juzgado y que ya no sea posible presentar apelo u oponerse a ella. La sentencia de divorcio se considera juzgada solo después de 6 meses de su publicación, que normalmente se realiza después de unas semanas de la audiencia.

En el caso de las mujeres que se separan o divorcian, existe una legislación distinta, que se denomina: luto de viudez y que en la practica es un período de espera de 300 días, que debe ser añadido al paso de sentencia de divorcio al estado de juzgada, durante el cual existe la prohibición temporal de contraer un nuevo matrimonio. Esta prohibición no se aplica a todos los tipos de divorcio, sólo en los casos en que el divorcio no se produce como resultado de la separación legal.

La prohibición de que se contraiga un nuevo matrimonio para las mujeres antes de 300 días, se utiliza para evitar que los niños nacidos en los 300 días después del divorcio se puedan atribuir a la nueva pareja. Cuando el divorcio sigue en cambio a la separación de hecho, judicial o consensual, que prevé una separación ininterrumpida de tres años, el luto de la viuda no se aplica a la mujer, que puede volver a casarse tan pronto como la sentencia de divorcio pase al estado de juzgado.

Vía Corriere.it

Compartir:
error: Content is protected !!