Termas en Italia

En la zona del Mediterráneo, las fuentes termales son numerosas y reconocidas ya desde tiempos muy remotos. En los antiguos imperios Griegos y Romanos, la población las había integrado como parte de la vida cotidiana, por los beneficios que las propiedades naturales de las mismas aportan a la salud y el bienestar.

En Italia existen mas de un centenar de establecimientos termales, distribuidos en cada región de la península, muchos de los cuales con la evolución del tiempo, la inclusión de las nuevas tecnologías y una mayor exigencia del publico que las utiliza, se han transformado en centros de bienestar o Spa (Salus per aquam) como se los denomina comúnmente.
Actualmente son meta obligada en muchos itinerarios turísticos y algunas han adquirido fama internacional, como en el caso de: Sirmione (Lombardía), Saturnia (Toscana), Montegrotto (Veneto), Grado (Friuli Venezia Giulia), Ischia (Campania) y Salsomaggiore (Emilia Romagna).

Existen varios tipos de establecimientos que ofrecen tratamientos con aguas curativas, según sea esta cálida, fría, con sulfuro y sin la presencia de este componente natural.
Los establecimientos termales, que en su mayoría han pasado a manos privadas, se encuentran en muchos casos, en predios verdaderamente paradisiacos, rodeados de un entorno natural y de características arquitectónicas únicas, por su antigüedad.

Compartir:
error: Content is protected !!