Italia – Visita a las ruinas de Ercolano

En la región Campania, sur de Italia, en las faldas del Vesuvio se encuentran dos grandes ciudades que fueron sepultadas por la erupción del volcán en el año 79, una es la legendaria Pompei (Pompeya) y la otra Ercolano. En este último caso, a diferencia de la primera que fue cubierta por la lava volcánica, la ciudad fue sepultada por las cenizas del volcán, que junto con el fango crearon una capa de entre 15 y 20 metros de espesor y esto permitió una conservación mucho mayor de los restos de la misma.

Ercolano

La antigua ciudad de Ercolano, nombre tomado de Ercole (Hércules), es uno de los tantos Patrimonios de la Humanidad declarados por la UNESCO presentes en esta península y se encuentra muy pocos kilómetros (13) de la ciudad de Napoli (Napoles). El ingreso a las ruinas cuesta 11 euro por persona, que solo se pagan con efectivo y pueden ser recorridas en un unas tres horas.

Recorriendo las calles de la antigua ciudad de Ercolano, se pueden ver edificios y construcciones que no solo resultan asombrosas por su excelente estado de conservación, sino también por las características estructurales de las mismas, que en muchos casos resultan “modernas” y dan la idea de que a pesar de todos los adelantos tecnológicos de la historia reciente, no hemos inventado nada nuevo.

La diagramación y planificación de la ciudad  de Ercolano son muy similares a las actuales y no faltan entre los edificios públicos, el gimnasio y las termas, tan frecuentadas por los antiguos habitantes del periodo griego y romano.

En muchas de las habitaciones se pueden apreciar magníficos afrescos, como así también vestigios de las antiguas cocinas y las estructuras en madera, como las de las aberturas, se encuentran muy bien conservadas y en muchos casos aun funcionantes. Son muy interesantes y de gran belleza los mosaicos y revestimientos que se encuentran en las habitaciones y por supuesto no faltan las columnas y los bajorrelieves.

Ercolano

Estatuas, posos y fuentes, como así también hermosos parques y árboles frutales acompañan el recorrido por las antiguas calles de piedra, en las que a cada lado y siguiendo una numeración, se encuentran las distintas casas que reciben su nombre en virtud de las características que alberga como: el genio, el esqueleto, el atrio con mosaicos, el busto de bronce, del biombo de madera, etc.

En cuanto a la ciudad de Ercolano moderna, es muy decadente, mal mantenida y es la primera ciudad en la que me he encontrado realmente preocupado de moverme en horario nocturno, esta muy mal iluminada, las calles son estrechas, los semáforos no funcionan en casi ninguna parte y la conducta de los automovilistas es realmente preocupante. Quizá me he dejado influenciar mucho por el libro “Gomorra” de Roberto Saviano, pero es un territorio en el que no me gustaría vivir de seguro.

Compartir:
error: Content is protected !!